Depósitos de Hormigón

Cuando hablamos de depósitos de hormigón se hace mención a un elemento que guarda esta mezcla y permite que se use en las obras hidráulicas. De hecho, el uso del hormigón es tan frecuente que los depósitos se pueden encontrar en proyectos tan distintos como piscinas, almacenaje de vino, industria ganadera y alimentaria o instalaciones de riego por goteo.

La clave de los depósitos de hormigón

Una de las principales ventajas que ofrecen estos depósitos es larga vida útil, algo que también es compatible con unos costes realmente bajos. Pero, claro está, estos depósitos deben cumplir con la superación de unos estándares de resistencia y durabilidad, así como de impermeabilidad. Igualmente, en el caso del hormigón se logra llegar a este punto mediante una adecuada dosificación, compactación y curado.

Por otro lado, estos depósitos deben llevarse a cabo con una correcta ejecución de las juntas para evitar las fisuras que puedan hacer que el líquido se pierda. Igualmente, la losa inferior del tanque podría sufrir una coacción al hormigonarla. Por tanto, es fundamental colocar láminas de polietileno en el fondo y así se acabará con el hormigón de una forma cuidada para mitigar los efectos de las posibles fugas.

Otro punto a tener en cuenta es el de colocar un tacón para que sea encofrado con el principio de la pared del depósito y así sujetar el encofrado. Con esta operación se asegura el correcto vertido y una adecuada compactación.

En definitiva, estos depósitos de hormigón son elementos fundamentales para tener a mano este material que tan necesario es para la fabricación de las diferentes infraestructuras que pueden encontrarse hoy en día. Son desarrollados por la empresa Prehormisa, la cual es un fabricante de ámbito nacional que destaca por su elementos con acabados de gran calidad. Para cualquier duda, os animamos a contactar con nosotros.