Embocaduras de hormigón

Cuando se habla de embocaduras de hormigón se están refiriendo a un producto que también se conoce como aleta de hormigón armado o boquilla de hormigón armada. Se trata de unas piezas prefabricadas y destinadas a sostener el terreno en los drenajes de los caminos, las autovías y otras vías férreas.

Las claves del funcionamiento de las embocaduras de hormigón

Dichos materiales se fabrican con hormigón armado, lo que permite que sean materiales resistentes tanto en los tramos de manipulación como durante el resto de su vida útil, pues no hay que olvidar que soportan tanto el empuje del terreno como las cargas que se derivan del tráfico rodado.

Por otro lado, el talud estándar para este tipo de piezas prefabricadas es de 1:1, por lo que es necesario que se tengan en cuenta el tipo de movimientos de tierra que se van a realizar. Igualmente, también se pueden fabricar en otros taludes, pero siempre que sea bajo un pedido expreso por parte del cliente.

Además, estos elementos constan de una unión machihembrada, donde tanto la hembra como el macho se unen para que el enchufe pueda ser capaz de actuar con la campana de la tubería del drenaje en cada caso. Igualmente, la formación de la junta estanca rígida entre la tubería y la embocadura se llevaría a cabo sin la junta de goma, a través de un mortero de cemento. En cuanto a los usos, sirven como soporte para los caminos citados y a modo de drenaje de los mismos, una acción que resulta especialmente importante sobre todo con grandes aguaceros.

En definitiva, estas embocaduras de hormigón representan una figura realmente relevante en las carreteras, siendo las encargadas de hacer que el drenaje se lleve a cabo correctamente. Y esto se realiza en Prehormisa, fabricante a nivel nacional con acabados de gran calidad, ¡contacta con nosotros!.